• English
  • Español

teléfono 983 87 20 33

email trus@bodegastrus.com

Un proyecto, una ilusión, una realidad...
  • Viñedos

Viñedos

Disponemos de 60 has. de viñedo en un entorno de 2 km., alrededor de la Bodega. Todas las parcelas plantadas con Tinto Fino de la zona, con una densidad de plantación de 3.300 cepas/ha. Lo que nos permite obtener poco más de 1kg de uva/cepa. Diferenciamos 14 parcelas en cuanto a suelo (arcilloso, calcáreo, mixto), orientación, altitud e inclinación. 

Esta 14 parcelas se vinifican por independientemente, dando lugar a diferentes vinos que conjuntados posteriormente son la base de nuestras diferentes líneas de vinos.

Viñas Bodegas Trus

Entorno

Una óptima orientación hacia el sur-suroeste y una suave pendiente mecen a los viñedos.

El complemento de una brisa fresca de páramo a valle por las mañanas y una corriente templada ascendente por las tardes, permiten una maduración óptima en los meses de agosto y septiembre.

Con esa ubicación también se disminuye el riesgo de helada en los fondos del valle, típicas de la primavera.

Clima

Extremo en invierno y verano, tanto por sus temperaturas así como por su insolación y su pluviosidad. Estos tres factores se ven complementados de diferentes modos:

  • Temperatura: Durante la época de maduración, se ve suavizada por los vientos fríos que bajan del páramo al valle, refrescando los racimos y consiguiendo que en los granos se realice una síntesis de taninos maduros, finos y no agresivos; así mismo, se mantiene mejor la acidez y el pH. Al darse un salto térmico tan elevado entre el día y la noche, se produce un mayor número de componentes aromáticos.
  • Insolación: La orientación sur-suroeste permite captar mejor la luz solar y favorecer la maduración.
  • Pluviosidad: La escasez de lluvias en agosto y septiembre favorece el “stress hídrico”, madurando mejor la uva y además se evita el desarrollo de enfermedades en la viña (oidio, mildiu, botrytis).

Viñedos Bodegas Trus

Uva-Tinto Fino

La variedad única de nuestros viñedos, TINTO FINO, originariamente Tempranillo, se ha adaptado a la zona durante los últimos 200 años.

Toda nuestra plantación de viñedo procede de plantas seleccionadas en la zona; de contrastadas parcelas, podadas por nuestro personal e injertadas en “taller”, para posteriormente ser plantadas en nuestras parcelas y ser conducidas en formas apoyadas.

De racimos más pequeños y disformes, se favorece la extracción de color y sustancias tánicas en los vinos, al ser menor la relación volumen/superficie.

Consideramos esencial el respeto a la planta y las leyes naturales que rigen su crecimiento y por ello, las 60 has que componen la finca no disponen de riego por goteo, para no forzar nunca su producción.

Hemos aumentado considerablemente la densidad de plantación, llegando a las 3.300 plantas por ha., permitiendo que la producción no sobrepase los 3.000 Kgs por ha., menos de 1 Kg por cada cepa.