Variedades autóctonas de Ribera del Duero

Variedades que históricamente se han cultivado en esta tierra.

En nuestro caso, nuestros vinos se elaboran exclusivamente con la variedad Tinta Fina.

Son tres variedades: Tinta fina, Garnacha tinta y Albillo, todas ellas anteriores a la llegada de variedades foráneas como mejorantes.

Tinta Fina

Características vitícolas:

Excepcional adaptación. Seno peciolar cerrado, envés arañoso-velludo. Racimos compactos de doble hombro y tamaño medio.

Características organolépticas:

Vinos de fuerte coloración violácea. Destacan aromas a mora que se conjuntan con frutos negros del bosque. Tanino estructurado a dulce en sobremaduración, acidez media.

Garnacha tinta

Características vitícolas:
Adaptación muy buena, alta producción, bajo grado. Hojas grandes orbículo-cuneiformes de seno peciolar frecuentemente abierto en V. Nervios y peciolos verdes, racimos medios, compactos y de maduración muy tardía.

Características organolépticas:

Vinos aromáticos en los que predomina la fresa madura, de escaso color y acidez media. Tanino medio. Potencial oxidativo alto.

Albillo

Características vitícolas:

Adaptación muy buena, pronta maduración, media producción, grado medio como variedad blanca. Porte erguido, color de epidermis amarillo pardo. Hojas coriformes de seno peciolar frecuentemente abierto en U. Envés arañoso, de nervios velludos y peciolo glabro. Racimos medios, sueltos con bayas doradas de piel muy fina.

Características organolépticas:

Vinos aromáticos en los que predominan las frutas de pepita y hueso, manzana y melocotón, de color muy sutil, entre el amarillo paja pálido y el pálido acerado. Acidez media.